Los trastornos que puede producir la Cándida Albicans son:

Cándida Albicans
Cándida Albicans

1)      Afecta el equilibrio de la Flora Intestinal, tanto del Intestino Delgado como del Colón, al anular las vulnerables Bífidobacterias y los Lactobacilos, provocando indigestión, náuseas, mal aliento, flatulencias, abombamiento abdominal, malestar abdominal, irregularidad en las defecaciones, irritación y  picores en el ano, molestias hemorroidales y colón irritable.

2)      Crece en las distintas mucosas, provocando inflamaciones e irritaciones. Si es en la mucosa de la nariz y garganta puede producir sinusitis, rinitis, anginas, faringitis, laringitis, carraspera, tosecita, afonía y otitis cuando la Cándida pasa a los oídos. Puede también afectar la mucosa de los ojos, dando lugar a conjuntivitis.

Los desequilibrios que produce la Cándida Albicans, son numerosos
Los desequilibrios que produce la Cándida Albicans, son numerosos

3)      Cuando se instaura en la piel, aparecen trastornos como “picores generalizados” eczema, acné, urticaria, psoriasis y por descontado pie de atleta e infección por hongos en la piel y las uñas.

4)      Las toxinas producidas por la Cándida se expanden por todo el organismo y si se depositan en las articulaciones pueden producir dolores y rigideces articulares, adormecimientos y hormigueos, e incluso artritis; si se depositan en los músculos dan lugar a dolores y debilidad muscular; y si llegan a la circulación cerebral el paciente puede padecer cefaleas y migrañas recidivantes, acúfenos, mala memoria y falta de concentración.

5)      También puede afectar al cerebro y al resto del sistema nervioso. Así el Acetaldehido (producto del metabolismo del alcohol, producido por la Cándida a partir del azúcar) reacciona con el neurotrasmisor Dopamina y provoca distintos desarreglos mentales y emocionales, como depresión, ansiedad, irritabilidad, variaciones  en el estado de ánimo, sentimientos de “rechazo” e incluso de autoestima.

6)      Afecta también a las funciones hormonales dando lugar a molestias premenstruales, irregularidad en la menstruación, dolores menstruales, trastornos con la menopausia, infertilidad y endometriosis. Todo ello ocurre porque la Cándida posee en su membrana órganos receptores que tienen la capacidad  de aceptar a las hormonas.  Así, si la progesterona se liga a la Cándida no llega nunca a su destino. La Cándida también desencadena procesos autoinmunes, produciendo anticuerpos contra las hormonas propias y contra el tejido ovárico. Además afecta a los procesos metabólicos de los ácidos grasos esenciales, interrumpiendo la formación de las prostaglandinas, que son sustancias necesarias para la formación de hormonas.

7)      Otro sistema que se afecta mucho es el sistema inmunitario. Los anticuerpos se lanzan contra las toxinas, dando origen a múltiples reacciones inmunitarias indiscriminadas, todo ello incrementa la susceptibilidad a las infecciones y a la incapacidad del sistema inmunitario para responder correctamente a las infecciones y a los alérgenos.

8)      En realidad, puede afectar a todos los sistemas esenciales del organismo y por ello una persona infectada por la Cándida Albicans se queja de sentir “un malestar general”, notar una falta de energía, levantarse cansada todas las mañanas y fatigarse ante cualquier esfuerzo, por pequeño que sea.

Lo pero de estar enfermo, es no saber por qué nos ocurre
Lo peor de estar enfermo, es no saber por qué nos ocurre

Son las personas que suelen visitar frecuentemente a los médicos, llevándoles una larga lista de síntomas, que no tienen explicación aparente alguna y que son por lo tanto habitualmente atribuidos a causas psicológicas.

Como la Cándida está relacionada con la Flora Intestinal, es básico inhibir el crecimiento de la Cándida Albicans en el tubo digestivo, por lo tanto, los antibióticos, la hipoclorhidria, el déficit de enzimas digestivos, el estreñimiento, la diarrea, la falta de lactancia materna, el estrés, la exposición a los rayos X, ayudan a la aparición de una candidiasis, porque desequilibran la Flora Intestinal.

Los anticonceptivos orales, y los corticoides tienen capacidad para estimular el desarrollo de la Cándida. El embarazo, dado los cambios hormonales que se producen, tiende también a estimular su crecimiento. Los recién nacidos ya están expuestos a contraer la Cándida Albicans al pasar por el canal del parto, si la madre padece candidiasis vaginal.

El sistema hormonal de la mujer, más complejo, la predispone posiblemente a un mayor potencial de desarreglos producidos por la Cándida, aunque los hombres no son inmunes a la candidiasis. Se ha comprobado que el 60% de los casos se presentan en mujeres, el 20% en hombres y el 20% en niños.

Sin duda, el mejor y más exacto método de diagnóstico es la Kinesiología Holística.

AR

¡¡¡DALE VIDA A TUS AÑOS!!!