Nuevas pruebas vinculan ciertas bacterias intestinales con la depresión

Esta nueva investigación que fue publicada en la revista “Nature Microbiology, lleva el campo de la investigación en microbiomas un paso adelante. Esta ofrece una comprensión más amplia de cómo ciertas bacterias pueden producir sustancias químicas que pueden alterar el estado de ánimo en sujetos humanos.

Un nuevo estudio identifica bacterias en el microbioma que podrían producir neurotransmisores y potencialmente influir en la actividad cerebral.

Los investigadores descubren nuevos conocimientos acerca de la conexión cerebro-intestino, hallando posibles influencias microbianas en todo lo que se refiere al trastorno de estrés postraumático y a la inflamación cerebral.

Quizás una de las áreas más convincentes y poco comprendidas de la ciencia de la microbiota es la extraña relación entre las bacterias intestinales y la salud mental.

Sin embargo, un nuevo estudio sobre la correlación entre las bacterias intestinales y la depresión ha revelado una asociación intrigante entre los bajos niveles de bacterias específicas y el aumento de las tasas de depresión.

La relación entre el metabolismo microbiano intestinal y la salud mental es un tema controvertido en la investigación de microbiomas“, dice Jeroen Raes, miembro del VIB Center for Microbiology y de la Universidad de Lovaina (Bélgica)quien es uno de los autores de este nuevo estudio.

La idea de que los metabolitos microbianos pueden interactuar con nuestro cerebro, y por lo tanto en el comportamiento y los sentimientos, es intrigante”, dice Raes.

Y añade “pero la comunicación microbioma intestinal-cerebro se ha explorado principalmente en patrones animales, con la investigación humana de momento retrasada”.

Utilizando datos del amplio proyecto aún vigente (Flemish Gut Flora Project), los investigadores evaluaron la asociación entre los datos de microbiomas fecales y la depresión clínica diagnosticada.

Los resultados encontraron dos bacterias específicas que destacaron de manera significativa al verse consistentemente en niveles bajos entre los sujetos que sufren depresión.

Coprococcus y Dialister, dos diferentes familias de bacterias, se identificaron como los principales marcadores de calidad de vida.

Además de encontrarse en niveles agotados en sujetos deprimidos, el aumento de los niveles de las bacterias se asoció con indicadores de mayor calidad de vida.

Curiosamente, se encontró que un enterotipo bacteriano conocido como Bacteroides2 era más frecuente en sujetos deprimidos. Esta familia particular de bacterias se ha asociado previamente con la enfermedad inflamatoria intestinal de Crohn.

Este hallazgo agrega más evidencia que apunta a la naturaleza potencialmente disbiótica del enterotipo Bacteroides2 que identificamos anteriormente“, explica Raes.

Y añade, ”Aparentemente, las comunidades microbianas que se pueden vincular a la inflamación intestinal y al deterioro del bienestar, comparten un conjunto de características comunes”.

Aunque este estudio, en esta etapa, no hace afirmaciones sobre un vínculo causal entre las bacterias y la depresión, los investigadores realizaron un análisis genómico exhaustivo que rastrea el potencial neuroactivo en más de 500 especies microbianas diferentes.

La idea era catalogar la neuroactividad de ciertas bacterias intentando comprender qué compuestos químicos tienen la capacidad de producir o de degradar.

Nuestras herramientas no solo permiten identificar las diferentes bacterias que podrían desempeñar un papel en condiciones de salud mental, sino también los mecanismos potencialmente involucrados en esta interacción con el anfitrión“, dice Mireia Valles-Colomer, otra investigadora que trabaja en el proyecto.

Y añade, ”por ejemplo, encontramos que la capacidad de los microorganismos para producir DOPAC, un metabolito del neurotransmisor humano dopamina, se asoció con una mejor calidad de vida mental”.

En el fondo, esta nueva investigación plantea más preguntas que respuestas. Si, por ejemplo, se encuentra que ciertas bacterias intestinales estimulan la producción de sustancias químicas neuroactivas que afectan el estado de ánimo, ¿qué camino real existe para producir algún efecto en el cerebro?

Todavía es prematuro el estudio de los efectos de las bacterias intestinales en la salud mental.

Un reciente y humilde ensayo a humanos sobre la influencia de un suplemento probiótico específico sobre la depresión, reveló resultados menores pero positivos.

Sin embargo, la comprensión de la causalidad sigue siendo el mayor desafío para gran parte de esta investigación, e incluso en el estudio probiótico anterior no estaba claro si alguna mejora en la salud mental estaba directamente relacionada con las alteraciones microbianas, o simplemente fue un efecto secundario generado por una reducción de los síntomas inflamatorios en general. Si quieres cuidar y equilibrar tu flora intestinal porque entiendes la importancia que tiene, lo mejor es consumir regularmente alimentos fermentados y tomar suplementos de probióticos

Aportación de Muy Bio

DALE VIDA A LOS AÑOS

LA PERSONA OBESA, ¿ES POR VICIO O POR ENFERMEDAD?

Situación de la obesidad en España

En España, la mitad de la población adulta padece sobrepeso y, de ellos, un 25% sufre de obesidad. Este problema restará 2,6 años de vida a los españoles en 2050. El impacto en el mercado laboral es equivalente a la producción de 479.000 trabajadores a tiempo completo por año. La OCDE calcula que para cubrir estos costes, la obesidad cuesta a cada español 265 euros adicionales de impuestos al año.

Y en la  obesidad infantil,  se sitúa entre los países con una de las mayores tasas mundiales Según los datos de Unicef, el 35% de los menores entre ocho y 16 años tiene exceso de peso de los cuáles un 20,7% sufren sobrepeso y un 14,2%, obesidad, como recoge su informe de : alimentación y nutrición  el estado mundial de la infancia 2019

La organización multilateral insiste en la necesidad de tomar medidas para reducir esta lacra. Medidas que pasan por hacer más ejercicio pero también por reducir el consumo calórico. Según sus datos, reduciendo un 20% el contenido calórico de los alimentos de alta densidad energética, como patatas fritas y productos de confitería, se podrían evitar un millón de casos de enfermedades crónicas al año, especialmente problemas de cardiopatías.

Riesgos y consecuencias de la obesidad en España y en el resto del mundo

Enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, hipertensión, apnea del sueño, artrosis degenerativa, algunos tipos de cáncer, dislipemia e infertilidad conforman la larga lista de las enfermedades que con frecuencia van asociadas a la obesidad.

Las enfermedades ligadas al sobrepeso y la obesidad se llevarán 92 millones de vidas en la OCDE en las próximas tres décadas, reduciendo la esperanza de vida casi tres años de media de aquí al 2050.

Las enfermedades restan además crecimiento al Producto Interior Bruto (PIB). Para el periodo 2020-2050, las cifras varían desde un 1,6% en Japón, al 2,9% de España, el 4,4% de Estados Unidos y el 5,3% de México, frente al 3,3% de media de la OCDE.

No solo drenan crecimiento. También implican un gasto creciente y elevado. Según los datos de la OCDE, los problemas ligados al sobrepeso absorberán en 2050 el 8,4% del gasto sanitario en la OCDE, con grandes variaciones entre el 14% de Estados Unidos, el 9,7% de España y apenas del 5% en Francia. El organismo calcula que el sobrepeso y la obesidad genera unos costes asociados de 423.000 millones de dólares al año en la OCDE.

Distintos tipos de obesidad.

OBESIDAD HIPERLIPOGENÉTICA

Se produce a causa de una sobrealimentación, o bien por causas psicosomáticas

OBESIDAD HIPOLIPOLÍTICA

La obesidad es el resultado de una insuficiente evacuación de la energía que se aporta al organismo por diferentes  causas (hormonales, circulatorias, hereditarias o psicógenas)

Conclusión: SÍ, la obesidad es una enfermedad y como tal se ha de tratar

Ayudas y remedios dentro del concepto integral de la persona.

He trabajado mucho sobre este tema, en mis inicios como terapeuta utilicé diferentes técnicas, AURICULOPUNTURA, VENDAS FRÍAS, REFLEXOLOGÍA PODAL y como no podía faltar DIETAS…. con lo que conseguía en algunas personas bajada de peso rápido, pero no duradero, jamás me he sentido tan frustrada como cuando intentaba que alguien bajara de peso y pasado un par de meses lo dejaba y veía como esa persona volvía no sólo al peso anterior, sino que aumentaba más y más rápido.

Hasta que lo viví en primera persona, YO, en un momento dado, aumenté 9 Kgs. en tres meses, ni cuando estuve embarazada aumenté tanto en tan poco tiempo, hacía dieta, me iba a un colega acupuntor, tomaba homeopatía, pero tenía picos de ansiedad y era capaz de tomar 4 yogures desnatados, eso sí, para no engordar, de una sentada, tonterías las que queráis… no había nada que me quitara la ansiedad y eso me creaba más ansiedad, ¿cómo podía hacer tratamientos para la obesidad si yo estaba obesa? Y para colmo cuando me diagnosticaron Hipotiroídismo, ya  me quería encerrar en mi castillo y no salir.

Tres años pasé con mis lorzas a cuestas, además de mi Fibromialgia, colon irritable… , hasta que un día, se me presentó la oportunidad de estudiar Kinesiología Holística  y cuando me di cuenta que podía ser un sin fin de cosas, no dudé en pedir hora con uno de mis profesores,

En el test me salió

Geopatía (leve)

Flora bacteriana

Parásitos

Intolerancia alimentaria

y……. un Reverso psicológico , toma ya, mi inconsciente NO QUERÍA ADELGAZAR, tenía miedo y necesitaba protegerme y yo sin saberlo.

Así que mi tratamiento fue multidisciplinar  para eliminar los parásitos, contrarrestar la Geopatía, dejar de tomar lácteos y gluten, tomar suplementos vitamínicos y otros y por supuesto hacerme un tratamiento emocional, para revertir en SÍ, QUIERO ADELGAZAR eliminando el miedo. 

Otros, en el reverso les puede salir que necesitan ser tomados en cuenta, y la obesidad les hace grandes para no pasar inadvertidos, o es una forma de autocastigarse, cada cual tiene su conflicto interno….

No existen curas milagrosas, solo herramientas que te ayudaran a entender la función de tu organismo y lograr una salud óptima, Si bien hay ciertas verdades universales, tales como los peligros del azúcar y las toxinas, la experiencia me ha enseñado que una dieta no funciona en todos los tipos de personas, así como es obvio que, todos somos muy diferentes con respecto a la apariencia física externa, también tenemos una genética y una bioquímica única.

Con esto os quiero demostrar que ir a la raíz del problema, conflicto, desequilibrio como queráis llamarlo, es básico para poder adelgazar, y para eso es necesario acudir a un profesional que entienda el problema en toda su extensión, que empatice con el o la paciente y conozca diversas disciplinas o colegas que pueda ayudar de manera integral, a partir de aquí se puede aportar muchas cosas, desde alimentos para adelgazar, ejercicios, relajación, máquinas, un sinfín de elementos coadyuvantes que dependiendo del poder adquisitivo de cada cual, puede añadir al tratamiento básico para obtener muchas más probabilidades de lograr una solución permanente en la recuperación de su salud.

Seguiré con este tema en sucesivas entradas para daros herramientas que se pueden utilizar, es de aquellos tema que sin prisas, pero sin pausas…

DALE VIDA A TUS AÑOS