Una manera rápida y efectiva de tratar la hiperactividad en los niños

Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH

Ayer estaba con unos colegas y salió el tema de los niños y adolescentes, curiosamente en mi página de Facebook, hubo un comentario de una madre sobre sus hijos y un percance que tuvieron.

Bien, en primer lugar se habló de esta enfermedad nueva (o no tan nueva) Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), que por desgracia parece ser lo padecen la mayoría.

¿Niños hiperactivos o traviesos?
¿Niños hiperactivos o traviesos?

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es uno de los problemas psiquiátricos más frecuentes en niños en edad escolar y también es frecuente en adolescentes. Es una de las principales razones por las que los niños son evaluados por profesionales de la salud mental. Se ha descrito desde 1865 por Hoffman y 1902 por Still. Inicialmente se llamó Disfunción (o daño) Cerebral Mínima, y desde 1950 Síndrome Hipercinético.

Desde los años 1960 se describe el Síndrome del Niño Hiperactivo, y más recientemente se detectó el aspecto del déficit de Atención. En el 1980 (DSM-III)  se cambia el nombre de Reacción Hipercinética de la Infancia a Trastorno por Déficit de Atención (con o sin Hiperactividad) (TDA con H, TDA sin H), poniendo más énfasis en la inatención y la impulsividad. Desde el 1994 (DSM-IV) se llama TDAH, y hay tres tipos (combinado, inatento e hiperactivo-impulsivo), según los síntomas predominantes que presente el niño.

No están quietos
No están quietos

Los niños con TDAH tienen problemas de atención, impulsividad (cognitiva y del comportamiento) y exceso de actividad y, debido a éstos síntomas, tienen dificultades de interacción social, problemas de comportamiento y relación en la familia y mal rendimiento escolar. Muchos de éstos niños además presentan otros problemas psiquiátricos como trastorno oposicional o negativista desafiante, trastorno de conducta (hasta el 40%), y también depresión y ansiedad. Aún está en estudio la posible relación entre algunas formas de TDAH y enfermedades del humor como la enfermedad bipolar (maniaco-depresiva).

Yo no voy a entrar en confrontación con el punto de vista médico, no obstante, he observado en mi consulta que cuando trato a un niño catalogado de nervioso e inquieto, en muchas ocasiones, hay que tener en cuenta varios factores:

  • Ambiente familiar
  • Alimentación
  • Deficiencia de nutrientes o intoxicación
  • Ejercicio
  • Descanso
  • Sociedad…

 

Si la familia no sabe como tratar a estos niños, el problema se agrava.
Si la familia no sabe como tratar a estos niños, el problema se agrava.
  •  Ambiente familiar

En el ámbito familiar se ha de tener presente, que desde que la madre queda embarazada, cualquier sentimiento de miedo, ira, culpabilidad, rechazo que sienta, automáticamente lo transmite al bebé, por eso hay niños que cuando nacen, ya son nerviosos o tranquilos, llorones o alegres…..

  • Alimentación

En la alimentación, se da el caso que a los niños no se le da una alimentación sana, sobre todo verduras y frutas, mucha gente utiliza azúcar refinado, pasta refinada (macarrones, spaghetti…) arroz refinado, aceite refinado, zumos envasados, comida precocinada, (flanes, natillas, arroces….) que contienen sustancias y aditivos para que duren más, comen legumbres con grasas y ¿Cuántas cosas más de este estilo?

La deficiencia de nutrientes, ocurre que a veces por padecer de una mala flora bacteriana, por estrés, por haber tomado antibióticos, o simplemente por comer mal, el intestino no absorbe bien los nutrientes, el hecho de comer no es sinónimo de nutrirse.

La falta de nutrientes afecta sobretodo al Sistema Nervioso
La falta de nutrientes afecta sobretodo al Sistema Nervioso
  • Intoxicación

En cuanto a la intoxicación que puede ser por comer mal y nos llenamos de toxinas o por alguna sustancia que nuestro cuerpo no tolera o por metales pesados, hasta hace poco mucha gente estaba intoxicada por plomo al comer las verduras, y otras muchas por mercurio por comer en exceso pescado, no hablemos de unas cándidas mal curadas, estas substancias tóxicas que recorren todo nuestro cuerpo, llegan hasta nuestro cerebro y afectan a nuestro sistema nervioso, en definitiva a todo nuestro organismo.

  • Ejercicio

Es necesario en una justa medida, con él se activa el metabolismo, ayuda a depurar toxinas y relaja al usar el exceso de energía que tienen los niños y jóvenes, se les ha de inculcar una media de 1 hora 3 veces a la semana, no es necesario más para mantenerse bien, esto es aplicable a los adultos también.

Hacer ejercicio es imprescindible para los niños
Hacer ejercicio es imprescindible para los niños
  • Descanso

Fundamental a todos los niveles, es de todos sabidos que un buen descanso regenera tanto a nivel mental como físico,  y sobretodo que no duerman donde hay una Geopatía.

  • Sociedad

Cuando los niños salen de casa, ven a otra gente, algunos similares y otros diferentes, esto les influye cómo no, a partir de aquí ponen en práctica todo lo que han aprendido en casa, y se les ha transmitido, no tanto en forma verbal como energético, ellos son como una esponja, ejemplo: “come la verdura, que es buena” y después nosotros no la comemos porque no nos gusta.

La sociedad y cada uno de nosotros estamos llenos de contrariedades, es por eso que actualmente existe tanto niños y  adolescentes que no saben cómo actuar por sentirse perdidos, (para ellos es como estar en una jungla) suelen estar tensos, nerviosos, ansiosos, depresivos, irritables, rebeldes, con falta de concentración, y tratados en la mayoría de casos con medicamentos que lo único que hacen es sedar al paciente, a veces aciertan, también he de decir que actualmente hay médicos conscientes del tema de una forma más amplia que van más allá y el tratamiento que dan es mejor.

Kinesiología Holística y el TDHA

Yo suelo tratarlos con Kinesiología Holística, primero para averiguar cómo está su estado actual en todos los niveles, emocional, bioquímico, estructural, para desde ya, poderlos equilibrar, dándoles si es preciso un tratamiento

  • Bioquímico (en el caso de necesitar vitaminas, minerales, neurotransmisores, enzimas,  aminoácidos…)
  • Emocional, (a veces unas simples Flores de Bach es suficiente y en otros casos es necesario Homeopatía o Sofrología, Tapping),
  • Estructural (puede necesitar un tratamiento con osteopatía, quiropraxia… o incluso un cirujano, como me encontré en una ocasión) a veces con unos simples ejercicios de lateralidad para conectar sus hemisferios cerebrales, que si no lo están les impide concentrarse.
Ver reír a los niños, llena el alma de felicidad
Ver reír a los niños, llena el alma de felicidad

Lo que sí es cierto es que nuestros hijos, son nuestra responsabilidad, hoy en día debemos abrir los ojos porque tenemos a nuestro alcance medios para conseguir su bienestar y en ello hemos de implicarnos, en primer lugar aceptando que nosotros no somos perfectos y que por ellos debemos  mejorar y tratarnos a nosotros en algunos casos antes que a ellos, porque todo lo que somos se lo transmitimos, lo bueno y lo malo, somos su guía, somos quienes hemos de marcarles la pauta, disciplina, a veces de manera tolerante, a veces como se suele decir “con mano dura”, no traduciéndolo a un castigo físico a no ser que el castigo sea fregar platos o lavar el coche, lo que se ha de evitar es ser permisivo en todo momento.

 

Debemos estar alerta a los cambios de nuestros hijos, aunque a veces estemos tan ocupados con nuestros problemas que parece que ya no podemos más, porque en muchas ocasiones esa falta de atención hacia ellos se manifiesta en actitudes rebeldes, poco responsables, o enfermedades.

En todo caso, la mejor terapia que se les puede dar es el AMOR, y la comunicación constante.

Si conocéis algún caso, os invito a exponerlo para ayuda de todos.

Marien-romc3a1n-5-copia

Anuncios